Elige tu camino: Las frías tierras de Ucrania con el clan Messiah, o bien, el infierno junto con el infame clan de demonios élite, los Setan. ¿Te atreves?
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» Judah S. Messiah
Lun Feb 06, 2017 4:23 pm por SetanMaster

» ACERCA DEL FUNCIONAMIENTO DEL FORO
Dom Ene 29, 2017 10:31 pm por SetanMaster

» Louison Messiah
Miér Ene 04, 2017 1:02 am por SetanMaster

» Silas Messiah
Miér Ene 04, 2017 12:36 am por SetanMaster

» Galiana D. Messiah
Dom Oct 30, 2016 11:57 pm por SetanMaster

» Jagara Messiah
Dom Oct 30, 2016 2:05 am por SetanMaster

» A. D. Zalgo Messiah
Dom Oct 30, 2016 1:47 am por SetanMaster

» Andreas Messiah
Dom Oct 16, 2016 2:58 am por SetanMaster

» Drazen Messiah
Dom Oct 16, 2016 2:49 am por SetanMaster

Foros Aliados
Únete al reino de la rosa que nunca muere y vive grandes aventuras junto con la reina Victory y compañía en los dominios de Rossanef Trinus
Dedicado al Clan del Legendario Lobo Carmesí, uno de los Seis Grandes y al Clan Espejo. Conoce más acerca de estas milenarias familias en Ewige Anima
Únete al Trono del Cielo, manada dirigida por Hiroki Takashi, aprende a guiarte por las estrellas y descubre a los mejores mentores para tu personaje en Tseem She
Agosto 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
CalendarioCalendario

Comparte | 
 

 Historia del Clan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
SetanMaster
Admin
avatar

Mensajes : 226
Fecha de inscripción : 16/07/2014

MensajeTema: Historia del Clan   Miér Jul 23, 2014 3:02 am


El origen de este clan, tan antiguo como el tiempo mismo, da inicio en el año 1200 a.C., en la época griega. 
En ese entonces, Hades apenas acababa de bajar al interior de la tierra, un sitio hueco, vacío y solitario. Ahí, el dios de los muertos crearía su propio paraíso que no tendría comparación con el hogar de su hermano Zeus. Lo llamó el Inframundo o el Infierno. 
Lo creó a su imagen y semejanza, un calor abrasador lo cubría, llamas, ríos de lava y sangre, oscuras cavernas donde vivirían terribles monstruos, laberintos y valles, cada uno con sus propias trampas, diseñadas especialmente para torturar y atormentar a quienes fueran enviados ahí. El Inframundo se convirtió en un lugar gigantesco, vasto y silencioso. 
Sin demora, las almas de los condenados llegaron por montones, abarrotando enseguida el que sería su nuevo hogar. A pesar de que hacía todo lo posible por lograrlo, Hades se dio cuenta pronto de que probablemente no podría manejar solo la inmensidad de sus nuevos dominios... por lo cual, la mejor solución que se le pudo ocurrir, fue el crear a 25 sirvientes, a los que llamó espectros o demonios, mismos que se ocuparían de un lugar en específico. Entre ellos, los más destacados eran El Sueño Eterno y La Muerte, quienes cuidarían Giudecca -los aposentos del mismísimo Hades-, y los Tres Jueces del Infierno, Minos, Radamanthys y Aiacos, los cuales asumirían la tarea imparcial de juzgar y condenar a los muertos en el Tribunal del Silencio, el cual se encontraba en la Primera Prisión. 
Así fueron pasando los años, y el Inframundo fue creciendo cada vez más, por lo que, lógicamente, Hades necesitó aún más sirvientes. Al final, fueron más de 200 los espectros que residieron el Inframundo. Sin embargo, aún era bastante lo que Hades tenía que hacer, así que, como última creación, el amo del infierno le dio vida a un último demonio, el cual era por mucho superior a muchos de su clase, dotado de una gran inteligencia y poder, quien sería su mano derecha. Su nombre era Opeth Gespenst. Fue así que Hades pudo tener un periodo pacífico en relatividad -Es decir, ¿Quién puede encontrar la paz en un lugar como el infierno?-.
Sin embargo, muchos años después, se aproximaba la primera Guerra Santa. Entonces, el amo del Inframundo, decidió armar su propio ejército. Observó durante algún tiempo a sus propios sirvientes, y valiéndose de eso, seleccionó a los 50 mejores. En un periodo muy corto de tiempo, les enseñó escasa parte del interminable arte de la guerra, instruyéndolos de una manera abrumadora y sin cansancio, volviéndolos lo mejor de lo mejor. Los llamó la legión de los Ladrones de Almas, quienes eran guiados por Opeth, el más poderoso de todos ellos. Resultó un plan perfecto, sus Ladrones de Almas resultaron unos asesinos perfectos, que arrasaban con todo a su paso. Y no solo eso, eran tan complejos entre ellos que pronto crearon incluso su propio idioma: el Nerghal, mismo que era una combinación entre latín, griego y alemán, y que solo ellos y Hades entendían. 
A pesar de esa aparente perfección, Hades vio un error muy grande al observar mejor a dos de los integrantes del grupo. Resultaba que Opeth Gespenst y Séneca Litróf, ambos los mejores resultados en la legión, a menudo tenían acaloradas discusiones acerca de estrategias y armas, así como formas de matar. Además de eso, eran los únicos que regularmente cuestionaban a su señor acerca de sus planes. Así fue como Hades se dio cuenta de dos pequeñas diferencias entre ellos y los demás Ladrones: Tanto a Séneca como a Opeth se les había dotado de un intelecto superior y libre albedrío. En cambio, a pesar de que eran máquinas de matar, los otros no iban más allá de las órdenes que se les daban. O al menos la mayoría.
Hades, disgustado con esto, tomó a sus cinco mejores elementos y se dedicó única y exclusivamente a ellos por al menos cien años. Estos eran los tres Jueces del Infierno, Opeth y Séneca. El amo del Inframundo les traspasó vastos conocimientos que solo el poseía. No solamente les enseñó valiosísimas estrategias de guerra y uso de armas, los instruyó igualmente en hechizos, control de elementos, alquimia muy avanzada, números y más que nada en filosofía. También fueron los privilegiados que viajaron a otras dimensiones del universo, donde aprendieron aún más cosas, ya que convivieron con las criaturas de dichos lugares, instruyéndose a sus costumbres, hábitos y forma de vida. Sobra decir que regresaron con un nuevo conocimiento incomparable acerca del universo. 
Prontamente estos cinco fueron llamados Los Setan, que, en Nerghal, significa literalmente Los Demonios, haciendo hincapié que, entre todos los espectros bajo el mando de Hades, ellos eran los que más peso tenían en el Inframundo. 
Pero... ¿Cuál era la diferencia fundamental entre los recién nombrados Setan, los Ladrones de Almas y el resto de los espectros? Simple. Primeramente, un demonio debía mostrar un poder superior, muy superior, al de sus compañeros. Eso llamaba prontamente la atención de Hades, y, si se destacaba mucho, era posible ser admitido en la legión de los Ladrones de Almas. Sin embargo, para convertirse en un Setan, no solo hacía falta un poder sin igual, si no una mente que trascendiera los límites del conocimiento. Esto era en especial difícil, ya que, los primeros cinco habían tenido la suerte de haber sido instruidos por el mismísimo Hades, sin embargo, estaba claro que no volvería a hacerlo, por lo cual uno mismo tenía que aprender por sí solo. Claro que los demonios tenían demasiado que hacer como para dedicarse a ello. 
Por las razones anteriores, tuvieron que pasar al menos dos décadas hasta que se sumaran apenas dos miembros: Los gemelos Kyo, Carzo y Caleb, de clase Drevak, ambos completamente ciegos de nacimiento, pero con un olfato, oído y tacto increíblemente desarrollados. A pesar de su supuesta discapacidad, destacaron muchísimo entre los demás espectros, por lo cual no fue difícil que hubieran ascendido de rango rápidamente. 
Una década después, durante cinco años consecutivos, para la sorpresa de todos, Opeth se volvió padre de cinco hijos. El primero de ellos, llamado Elcana Gespenst, nació producto de la aventura amorosa del demonio con una mujer ángel, ante la cual se apareció en forma humana y después secuestró, encerrándola en sus dominios y teniéndola como objeto sexual. El embarazo y parto del ángel fueron un desastre, ella terminó casi muerta, por lo que, a pesar de que la madre llamó a su hijo Elcana, Opeth lo apodó casi inmediatamente Chaos, debido a todo el alboroto que había armado aún antes de llegar al mundo. Viendo el poder que irradiaba su primer hijo, inmediatamente después del nacimiento del pequeño, Opeth prácticamente se lo arrebató a su madre, para que desde temprana edad fuera entrenado con los Setan. Un año después llegaría al infierno Nattramn, hijo que tuvo con una súcubo. La historia se repitió, Nattramn fue enviado junto con su hermano a aprender de los Setan. Los tres años consecutivos sucedió lo mismo, a causa de las constantes violaciones por parte de Opeth a su prisionera, nacieron Stolz, Sehnsucht y Folter. Todos mitad ángel, todos arrebatados de su madre por igual. Entre ellos, Stolz era el único que poseía alas de ángel y Sehnsucht fue la única niña y la que más aspecto tenía de un ser celestial, siendo rubia de ojos azules. Por su parte, Folter casi murió durante el parto, y, para evitarlo Opeth asesinó a su madre al abrirle el estómago en un intento desesperado de salvar a su hijo. Lo logró, aunque el bebé nació con muy bajo peso y una talla bastante inferior. Los cinco por igual fueron entrenados por los Setan, sin embargo solo tres lograron llegar al rango de Ladrones de Almas: Chaos, Nattramn y Folter, los mestizos teniendo una marcada enemistad hacia su medio hermano de raza pura. Solo Chaos y Folter lograron ser parte del clan, se desconoce el porqué Nattramn no, se sospecha que fue por influencia de Séneca, quien era cómplice de los hermanos mestizos, estando en contra del puro. 
Al mismo tiempo, dos Iblis hacían su aparición dentro del clan. Prodigia, poderosa médium y primera mujer en hacer su aparición, y Antares, quien era famoso por robar cuerpos y almacenar almas. 
Cinco de estos miembros fueron los que, por orden de Hades, prepararon e instruyeron al primer Setan que no era demonio de nacimiento, si no que su sed de venganza y odio lo convirtieron: Elphias Ekenlat Diederich, quien, apenas hubo ocupado el puesto que le correspondía, hizo una masacre en el reino entero de Germania, reclamándolo como propio e iniciando la poderosa legión Diederich, que hasta la fecha gobierna en esos lugares.
A pesar de que habían ganado muchísimos miembros desde su fundación, cinco décadas después, los Setan perdían a dos de sus fuerzas más poderosas: Carzo y Caleb perdieron la vida durante la Segunda Guerra Santa, defendiendo su honor. 
Durante siglos el clan permaneció estático, hasta que, en una era anterior a la nuestra, el Juez del Infierno, Minos, hizo de las suyas con una mortal, y, de su unión nacería Giuseppe Lecter, padre del primer Setan de la tercera generación: Hannibal Lecter, un poderoso híbrido que, sin saberlo, desde el día de su nacimiento pertenecería al clan por derecho de sangre. No mucho tiempo después, Radamanthys acudiría a una poderosa invocación que provenía nada más y nada menos que de un pequeño que buscaba venganza. El demonio, aprovechándose de esto, poseyó al chico y lo convirtió en el que ahora conocemos como Durza Baranguer.
Fueron estos dos quienes, ya convertidos en adultos, tomaron bajo su asilo a los próximos Setan. El primero fue Hiroki Takashi, un lobo que, en busca de venganza, abandonó todas sus raíces caninas, transformándose en un Guerrero Sombra, poseído por un poderoso Ráksasa. Fue Hiroki quien introdujo a dos nuevos miembros al clan: Madara Qíang, quien había sido su mejor amigo durante su infancia y quien murió injustamente, maestro de la katana y artes oscuras; y Odell Takashi, hijo suyo, el cual nació muerto y bajó al infierno, pero, en vez de cumplir su condena, se adaptó por completo, entrenó con las almas vagantes y demostró su valía, uniéndose a los Setan muchísimo tiempo después.
El clan parecía completo, pero, sin embargo, en el transcurso del tiempo se uniría uno de los miembros más jóvenes, Matthew Vollmond, alumno de Durza que rogó a su maestro que lo dejara convertirse en un Setan para adquirir poder y vengar el exilio de su madre. Sin embargo, una vez lograda esta venganza, el chico olvidó casi por completo su objetivo principal y se dedicó única y exclusivamente al servicio de su clan. 
Fue durante la guerra del clan Messer que Hades descubrió algo inusual: Entre los participantes estaba Chrono Yeshua, que, a pesar de ser un ángel, demostraba una crueldad muy superior a la de muchos. El había entablado una buena amistad con los hermanos Gespenst y Matthew. El mismísimo Hades fue el que pidió a Chrono que se uniera a los Setan, siendo así expulsado del cielo sin alas y aparentemente sin dignidad. Sin embargo, fue tal su determinación, que Hades optó por darle un nuevo par de alas, mucho más grandes y poderosas.
Hace poco hizo su aparición la segunda mujer en el clan, Mayhem Messiah, quien fuera la reencarnación de Aiacos, último Juez del Infierno que faltaba por aparecer, completando así la letal trinidad conformada por Hannibal (Minos), Durza (Radamanthys) y Mayhem (Aiacos).
El último miembro descubierto de los Setan, es nada más y nada menos que Salvatore Finnegan, maestro de Hannibal Lecter y Durza Baranguer, quien aparentemente estaba muerto, aunque todos han descubierto que no es así. El ha tomado el lugar de Hades, siendo el más poderoso entre todos y ganándose el respeto de los demás, convirtiéndose en el actual líder del clan.
A partir de dicho acontecimiento, las cosas han cambiado radicalmente en el clan Setan. Todos parecen alerta, esperando...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://setan-messiah.foroactivo.mx
 
Historia del Clan
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» Historia de Unicron y sus prototipos
» la historia de blitzwing/sky-jetfire
» LA HISTORIA OCULTA DE LA RAZA HUMANA.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Certum Est Terra :: Clan Setan :: ¿Quiénes somos? Clan Setan-
Cambiar a: